ASPIRACION POR AGUJA FINA PARA EL CLINICO

 C. Guillermo Couto, DVM, Dip. ACVIM

College of Veterinary Medicine, The Ohio State University, Columbus, OH

 

PRINCIPIOS GENERALES

Los especimenes para evaluación citológica son fáciles de obtener. Además, la obtención de la muestra habitualmente no requiere anestesia local o general, los resultados son rápidos, y el porcentaje de complicaciones es extremadamente bajo. 

La mayoría de los tejidos pueden ser evaluados a través de citología, incluyendo lesiones de piel, ganglios linfáticos superficiales y profundos, órganos parenquimatosos, lesiones pulmonares intersticiales o metastáticas, y efusiones en cavidades corporales. En general, para hacer una punción se utiliza una aguja fina (calibre 22, 23, ó 25 G), ya que una aguja de diámetro más grande habitualmente obtiene un pequeño “tapón” de tejido, con el cual es muy difícil hacer extendidos.

OBTENCIÓN DE MUESTRAS

Existen varias técnicas para obtener muestras para citología. Una vez que se ha obtenido la muestra, los frotis son procesados en forma similar.

A.  ASPIRACION POR AGUJA FINA (PUNCION)

Usando esta técnica, es posible obtener una suspension monocelular a través de una aguja fina (calibre 22, 23, ó 25G) utilizando una jeringa de 12 a 20 ml. Es muy fácil aspirar masas de piel o tejido subcutáneo, ganglios superficiales o profundos, bazo, hígado, riñones, pulmones, tiroides, próstata, y tumores intracavitarios (eg; masas mediastínicas).

Cuando se aspira un tumor superficial o un ganglio, no hace falta preparar el área en forma estéril. Sin embrago, cuando se aspira una masa u órgano intracavitario, es preferible afeitar y esterilizar la zona. Una vez que la masa ha sido identificada a través de palpación, radiografías, o ultrasonido, se la debe “fijar” por medio de la palpación. Inmediatamente se inserta una aguja acoplada a una jeringa descartable en la masa/órgano afectado, y se aplica succión con el émbolo de la jeringa 3 ó 4 veces. Se debe interrumpir la succión antes de retirar la aguja de la masa/órgano, ya que de no ser así, las células se van a aspirar dentro de la jeringa, donde no son accesibles. Una vez removidas la aguja y jeringa juntas, se separa la aguja de la jeringa, y una vez aspirado aire dentro de la jeringa, la aguja se vueleve a acoplar, y el material se expele en varios portaobjetos. En la mayoría de los casos, no hay material en la jeringa, ya que la cantidad de células contenidas en la aguja son suficientes para hacer de 4 a 10 frotis. En la clínica hacemos frotis “de tirado” en vez de hacer los frotis hematológicos tradicionales. Una vez hechos los frotis, se secan al aire y se colorean con Diff-Quick, Giemsa, o May-Grunwald.

B.  LIQUIDOS DE PUNCION

Después de obtener líquidos de punción, es preferible preservar las muestras en tubos con y sin anticoagulante, ya que el alto contenido de fibrinógeno de algunos liquidos hace que coagulen rapidamente. Además de hacer una evaluación bioquímica del líquido, es importante evaluar la muestra citologicamente. Para ello, habitualmente hacemos un frotis directo y un frotis después de haber centrifugado la muestra a baja velocidad (1.500 rpm).

TÉCNICAS DE COLORACIÓN

Las técnicas de coloración que más usamos en la clínica son la Diff-Quick, y las coloraciones hematológicas de Wright, Giemsa, y May-Grunwald.

INTERPRETACIÓN

A.  PROCESOS INFLAMATORIOS

Las reacciones inflamatorias se caracterizan por la abundancia de células inflamatorias en la lesión. El tipo de célula que predomina depende del agente etiológico que indujo la inflamación (eg; neutrófilos en infecciones piogénicas, eosinófilos en inflamaciones alérgicas o parasitarias) y del curso del proceso inflamatorio (eg; neutrófilos en la mayoría de los procesos agudos y macrófagos y linfocitos en los procesos crónicos).

B. AGENTES ETIOLOGICOS

Ciertos agentes etiológicos son fáciles de identificar en preparados citológicos, incluyendo bacterias, histoplasma, blastomyces, cryptococcus, coccidioides, aspergillus/penicillium, rickettsias, demodex, y toxoplasma.

C. TUMORES MALIGNOS

La mayoría de las células somaticas, con excepción de los precursores hemáticos en la médula ósea, son bien diferenciadas. Las células neoplásticas tienen una o más de estas características: aumento de la relación nucleo:citoplasma; cromatina fina; nucléolos; uniformidad morfológica; pleomorfismo; vacuolización; anisocitosis; y anisocariosis. Además de esto, las células neoplásticas habitualmente difieren morfologicamente de la población progenitora.


D.  CARCINOMAS vs. SARCOMAS vs. TUMORES DE CELULAS REDONDAS

1.  CARCINOMAS

La mayoría de los carcinomas continene células redondas o poligonales que forman grupos (interacción célula a célula). Tienen un citoplasma azul oscuro, y en la mayoría de los adenocarcinomas hay vacuolas evidentes. En los carcinomas espinocelulares, las células aparecen como células individuales.

2.  SARCOMAS

Las características típicas de los sarcomas incluyen células fusiformes o poligonales que no se asocian con la célula vecina, que tienen citoplasma rojizo a azulado, y núcleos irregulares. Muchas de las células mesenquimáticas tienen projecciones del citoplasma que semejan velos o colas. Es importante recordar que en un porcentaje variable de sarcomas, las células no exfolian bien, por lo tanto una punción puede dar resultados “negativos”. En esos casos, es importante hacer una biopsia quirúrgica.

3.  TUMORES DE CELULAS REDONDAS

Los tumores compuestos de una población monomórfica de células redondas individuales se denominan tumores de células redondas, e incluyen linfomas, tumores venéreos transmisibles, histiocitomas, mastocitomas, plasmacitomas, y melanomas. Las células en los melanomas y mastocitomas contienen gránulos.