PATOLOGÍA PROSTÁTICA:

Dr.Roberto Antelo

 

La próstata es la única glándula sexual accesoria en el perro y blanco de varios problemas en la segunda mitad de la vida que afectan no solo la salud general del individuo  sino también su capacidad reproductiva.

Resumen anatomo-fisiologico:

La próstata reposa sobre la mitad anterior de la sínfisis pubiana. Es un órgano globuloso, bilobulado, de consistencia firme y elástica.

A lo largo de la vida del perro hay tres etapas evolutivas:

  • -de la pubertad a los 2 o 3 años: fase de crecimiento normal
  • -de los 2 o 3 años a los 11 o 13 años: fase de crecimiento exponencial
  • -la tercera fase es la de involución senil

El diámetro, según la raza, es de 1,5 a 4 cm. Casi el 100% de los perros mayores de 6 años presentan un aumento de tamaño notorio de la próstata.

Histológicamente  esta formada por acinos glandulares en un soporte conjuntivo y de músculo liso.

Métodos de diagnostico:

El examen de la próstata debe ser de rutina en perros mayores de 5 años que vengan a consulta por cualquier motivo. Hay muchos signos comunes a varias patologías prostáticas: goteo de sangre por el pene, hematuria, disuria, tenesmo, constipación, fiebre, dolor, infertilidad, trastornos locomotores.

  • Palpación abdominal y rectal: la próstata debe ser lisa, firme, elástica simétrica, desplazable y no dolorosa. Se debe evaluar el tamaño. El aumento de tamaño no es típico de ninguna patología en particular, el dolor podría indicar un proceso infeccioso, zonas depresibles y fluctuantes indicarían la presencia de quistes o abscesos.
  • Radiografía: Nos proporciona solamente información sobre el tamaño de la glándula. Un tamaño normal representa aproximadamente  el 67% de la distancia entre el pubis y el promontorio del sacro.
  • Ecografía: Es un método no invasivo que nos proporciona buena información, no solo del tamaño ( mensurable), sino también de estructura, presencia de líquidos, quistes, etc.
  • Análisis de secreción prostática: La recolección del esperma permite obtener fluido prostático para análisis. Es un método de diagnostico sencillo y generalmente no utilizado a pesar de su utilidad. El eyaculado se divide en tres fracciones, la tercera es fluido prostático. El análisis  microscópico permite observar presencia de sangre o pus, medir el pH (normal = 6.5-6.8. A nivel microscópico  las células normales son cúbicas o piramidales, de núcleo redondeado  y situado cerca da la base de la célula y no es anormal encontrar un pequeño numero de neutrófilos. La presencia de células de aspecto normal pero más grandes y numerosas y a veces agrupadas indican Hiperplasia.En casos de prostatitis se ven numerosos neutrófilos polimorfonucleares. En neoplasmas se ven células grandes, pleomórficas con núcleos grandes  y citoplasma con vacuolas. En la metaplasia escamosa aparecen células parcialmente queratinizadas con núcleos picnóticos de contornos angulosos o sin núcleo, similares a las células intermedias del epitelio vaginal durante el proestro. Es un método de diagnostico sencillo, que requiere solamente de un microscopio y una tinción hematoxilina eosina. Con la muestra de secreción prostática también se puede realizar un examen bacteriológico.
  • Biopsia: Para la toma de muestra existen 2 técnicas: tranperianal o transabdominal. La primera requiere una incisión al costado del ano y abordaje directo a la próstata. La segunda requiere una incisión paramedial delante del pubis y es más riesgosa. Lo ideal es ejecutar la biopsia ecoguiada, es decir con control ecográfico simultaneo.
  • Laparotomía: Es un método invasivo, recomendable solamente cuando hay sospecha fundada de quistes o abscesos y así proceder a la corrección quirúrgica.
  • Laparoscopia: Es de relativa importancia pues no permite una completa visualización de la próstata por la grasa periprostática.

Conclusión: De los métodos descritos, en el ámbito de la clínica, el esquema lógico y accesible seria: Palpación abdominal y rectal, análisis de liquido prostático y ecografía.

Principales patologías:

  1. Hiperplasia benigna: Se caracteriza por un aumento regular de tamaño de la glándula, simétrico, liso e indoloro. Se da en todas las razas y en casi todos los perros mayores de 6 años. La mayoría de las veces transcurre sin sintomatología. Es una patología hormonodependiente. Hay un aumento de receptores a la testosterona en las células cilíndricas epiteliales y un aumento considerable en la transformación de esta hormona, por intermedio de la enzima 5 alfa reductasa, en su forma activa: dihidrotestosterona.
    Síntomas: son provocados por aumento del tamaño y compresión de los órganos adyacentes. Urinarios: disuria, poliaquiuria, a veces hematuria, y raras veces obstrucción uretral; también puede predisponer a la aparición de cistitis debido al vaciado insuficiente de la vejiga. Digestivos: tenesmo, constipación. No es febril ni hay alteraciones en el hemograma. En reproductores machos la contaminación de semen con sangre puede afectar la fertilidad.
    El diagnostico se logra con la observación clínica, palpación rectal y abdominal que revela aumento de tamaño indoloro, radiografía y ecografía que muestran aumento de tamaño sin alteración de la estructura. Al análisis del fluido prostático se pueden observar células epiteliales cilíndricas grandes y eritrocitos.
    El tratamiento de elección, en machos sin valor reproductivo  es la castración.
    En machos reproductores o cuando no sea viable la cirugía hay varios protocolos de tratamiento medico: progestágenos, antiandrogenicos, inhibidores de la 5 alfa reductasa. Estos últimos son actualmente el tratamiento de elección por su ausencia de efectos secundarios y sobretodo por no afectar la capacidad reproductiva. La droga utilizada es el finasteride, que impide la transformación de testosterona en dihidrotestosterona, por ser un inhibidor especifico y competitivo de la 5 alfa reductasa. La dosis recomendada es de 0.1 mg/kg./dia.En cuatro semanas se reduce el tamaño prostático en un 30 a 60 %. No afecta la libido ( como los progestágenos) ni la fertilidad ( como los antiandrogenicos. Aumenta la concentración de espermatozoides al disminuir el volumen del fluido prostático, y la capacidad reproductiva es normal.
  2. Metaplasia escamosa: Es una patología estrógeno dependiente de origen endógeno (tumor testicular) o exógeno (administración de estrógenos). Las células cilíndricas del epitelio glandular se transforman en células escamosas, queratinizadas y de núcleos picnóticos. La descamación de estas células puede obstruir los canalículos dando lugar  a la formación de quistes.
    El diagnóstico se logra por examen físico: hiperpigmentacion, alopecias simétricas y no pruriginosas; palpación: aumento moderado del tamaño de la próstata no doloroso; examen del fluido prostático: Células queratinizadas, irregulares, con núcleos picnóticos, acidófilas. La fertilidad esta seriamente afectada.
    El tratamiento consiste en eliminar la fuente de estrógenos. Si es por tumor testicular ( tumor de las células de Sertoli) la orquiectomia es la solución. No es una patología frecuente.
  3. Prostatitis: Las infecciones prostáticas generalmente se producen por vía ascendente desde la uretra, y las causas predisponentes son alteraciones de los mecanismos de defensa de la glándula (por ej: hiperplasia benigna, metaplasia escamosa, tumores. Estas alteran la producción del factor prostático antibacteriano.
    La sintomatología es variada: fiebre, anorexia, decaimiento, dolor, dificulte locomotor, postura anormal, a veces vómitos. La fertilidad esta seriamente afectada, al dificultar el coito por el dolor y alterar la composición del semen y la viabilidad de los espermatozoides. La alteración del pH del semen disminuye la motilidad espermática. Se hallan gran cantidad de bacterias y leucocitos en el eyaculado.
    Diagnostico : a la palpación puede notarse agrandamiento, dolor; el hemograma da una leucocitosis con o sin desviación a la izquierda. La radiología revela agrandamiento y eventualmente signos de peritonitis asociada. La ecografía muestra agrandamiento, y si hay, quistes o abscesos. En el fluido prostático hay gran cantidad de leucocitos, hematies en cantidad variables y es muy importante el análisis bacteriológico y antibiograma.
    La terapia es de sostén y antibioticos. Hasta tanto se tenga el resultado del antibiograma se recomienda usar sulfa-trimetroprim. La castración en machos no reproductores ayuda al disminuir el volumen de tejido prostático. El pronostico es reservado.
  4. Absceso: Es la forma mas grave de prostatitis. El pus se acumula dentro del parénquima glandular. Puede ser único o multifocal. La sintomatología es igual a la de una prostatitis más una hipertrofia.
    Diagnostico: a la palpación esta agrandada y dolorida; si el absceso es superficial al tacto es fluctuante. La ecografía nos proporciona una excelente información sobre presencia, ubicación y tamaño del absceso. El análisis del fluido prostático revela leucocitos, bacterias y es necesario un antibiograma.
    El tratamiento es medico (terapia de sostén y antibióticos) si el absceso es pequeño. Si es grande la opción es quirúrgica. Hay varias técnicas quirúrgicas: drenaje de Penrose, marsupialización, prostatectomia total o parcial, etc. Lo mas utilizado actualmente es la omentalizacion (White), que consiste en drenar el absceso por laparotomía y fijar dentro de la próstata una porción de epiplón. Esta técnica permite augurar un buen pronostico de recuperación.
  5. Quistes: Es una patología de baja incidencia. Son acumulaciones liquidas estériles de volumen variable. Los más frecuentes son los quistes de retención, causados por obstrucción de los canalículos excretores, a consecuencia generalmente de una hiperplasia o una metaplasia escamosa.
    La  sintomatología depende del tamaño que tome la próstata, son indoloros, afebriles.
    Diagnostico: la palpación detecta el agrandamiento asimétrico de la glándula, ausencia de dolor, consistencia fluctuante. La ecografía es el método de diagnostico que mejor permite él diagnostico. El análisis del fluido prostático no muestra alteraciones dignas de mención.
    El  tratamiento es la cirugía, pues dejarlos predispone a infecciones (abscesos), seguida de la castración. Las técnicas quirúrgicas son las usadas para la resolución de abscesos.
  6. Tumores: Son principalmente adenocarcinomas. Su incidencia es baja, ocurre una mayor predisposición en razas grandes y gigantes.
    La  sintomatología es similar a la hiperplasia benigna y a veces se agrega un goteo hemorrágico por la uretra, dolor lumbar y marcha dificultosa. La diferencia es la perdida de peso con el correr del tiempo, acompañada de depresión, anorexia.
    Diagnostico: a la palpación  hay agrandamiento irregular de la glándula, puede o no haber dolor. La radiografía revela agrandamiento y puede revelar la presencia de metástasis ganglionares u óseas. La ecografía muestra una próstata hipertrofiada, de contorno irregular y focos de densidad variable. El examen de fluido prostático revela células grandes, a veces gigantes, acidófilas, con núcleos grandes, varios nucleolos, o multinucleares, picnóticas  o en fase de mitosis.
    El pronostico es negativo. El tratamiento puede ser quirúrgico (extirpación de la glándula) o medico, para el cual existen varios protocolos de quimioterapia. La castración no previene la ocurrencia de tumores de próstata.