Consideraciones sobre la terapia con sangre

A pesar de los recientes avances en la terapia transfusional veterinaria, la mayor parte de los veterinarios todavía hacen transfusiones de sangre entera extraída de donantes no tipificados y sin realizar una prueba cruzada. Esta terapia se aplica normalmente como una medida de emergencia destinada a combatir el shock traumático o quirúrgico, la anemia o hipoproteinemia severas y las hemorragias. Esta práctica ya no es considerada aceptable desde el punto de vista médico o científico, dado que no es la terapia más eficiente ni segura para el receptor. En la Tabla 1 se delinean los criterios básicos que deben aplicarse en los programas de donantes de sangre. Además, la transfusion de sangre incompatible a hembras reproductoras tiene el riesgo potencial de la sesibilización inmunológica (aloinmunización). Si un macho también de tipo sanguíneo incompatible es posteriormente cruzado con esta hembra, algunos de los cachorros pueden sufrir de enfermedad hemolítica del recién nacido (isoeritrosis neonatal) luego de que ingieran calostro que contiene anticuerpos contra los eritrocitos del padre. En especies como la felina, en las cuales aparecen naturalmente isoaglutininas contra los otros grupos sanguíneos, pueden ocurrir severas reacciones en la primera transfusión sin que sea necesaria una sensibilización previa.

Tabla 1: Criterios esenciales para un programa de donantes de sangre

La sangre entera ya no es el tratamiento de elección y tampoco es deseable como terapia primaria en la mayoría de las transfusiones veterinarias. El procesamiento de la sangre fresca en varios componentes clínicamente útiles es una forma más eficiente, menos onerosa y más segura de utilizar este recurso vital. Los componentes de la sangre más comunmente usados en medicina veterinaria son el concentrado de glóbulos rojos y el plasma fresco congelado. En la tabla 2 se detallan las indicaciones, vencimientos y uso de los derivados de la sangre.

Tabla 2

Producto

Indicaciones

Duracion

Dosis

Concentrado globular Fuente preferida de globulos rojos para usos rutinarios, por ej., anemia por hemorragia aguda, anemia crónica 21-37 dias 6-12 ml/kg una o dos veces por dia a una velocidad de 5 ml/kg/h; más lento cuando hay compromiso funcional
Plasma Fresco Congelado Preferido para tratamiento o profilaxis de problemas de coagulacion; fuente de factores de coagulacion, albumina y globulinas 1 año para factores de coagulacion; 4 años mas para albumina y globulinas 6-12 ml/kg a una velocidad de 4-6 ml/kg/h
Sangre entera almacenada Equivalente al concentrado de globulos como fuente de eritrocitos para tratar anemia aguda o crónica. También proporciona proteinas plasmaticas y algunos factores de coagulacion dependiendo del tiempo de almacenamiento 21-28 dias Dosis doble del concentrado globular
Plasma rico en plaquetas Trombocitopenia severa or disfuncion plaquetaria con sangrado activo, o profilaxis en esos animales sometidos a cirugia Hasta 72 horas 6-12 ml/kg una o dos veces por dia
Crioprecipitado Tratamiento o profilaxis pre-quirurgica de hemorragias severas causadas por hemofilia A, enfermedad de von Willebrand y deficiencias de fibrinogeno 1 año 6-12 ml de equivalentes de plasma entero/kg, administrados dos veces por dia hasta controlar la hemorragia.
Plasma Criosupernadante Para todas las coagulopatias excepto hemofilia A y enfermedad de von Willebrand, y como fuente de albumina y globulinas 1-4 años Igual que el Plasma Fresco Congelado
Plasma Almacenado Equivalente al Plasma Fresco Congelado o Criosupernadante como fuente de albumina y globulinas solamente 4 años Igual que el Plasma Fresco Congelado